NO MÁS EQUIPITOS «CACEROLA»

Ayer algunos se sintieron molestos por cuanto se hizo a través de una de las “caricaturas” del Currinche, refiriéndose a lo abnegados y aguantadores que se convirtieron ciertos hinchas del equipo profesional de fútbol que bautizaron con el nombre de la ciudad.
Paisanos. Bucaramanga es una ciudad respetable, digna, histórica y de mucha significación.
Somos cordiales, solidarios, honestos, de buen trato, excelentes relaciones y altura moral.
Desgraciadamente por buenos, hospitalarios, amables, descomplicados y serviciales, muchos se han equivocado y al son de todas sus habilidades y estratagemas, quieren también que mansamente nos sigamos sometiendo a su marrullería y astucia para hacer de las suyas, cosa que no les toleraremos.
Empezando por descalificar a todos esos que como mercaderes siguen embaucando con un equipo “cumbia” que sin cuerpo ni corazón no compite sino que apenas hace “bulto”.
Pregunto. Será que los aficionados pagan sus entradas con billetes de cuero? No señores.
No es justo que después de más de medio siglo de estarle invirtiendo, sin embargo muchos de estos llevados por un sentimiento inexplicable, resulten desgarrándose las vestiduras por casos como el que después de su pírrica inclusión dentro de los ocho, solo dan para una desastrosa presentación en Medellín y una “recochita de barrio” con la que camándula en mano y sin uñas porque se las comieron, terminaron con el lapidario entierro de tercera que le dieron a las “mansas ilusiones” de estos nobles amantes del masoquismo.
Paisanos una cosa es ser conformistas porque la mentalidad así lo determina y como no merecemos más nos prestamos para que nos mancillen, ultrajen y hagan con nosotros cuanto les venga en gana y otra es que valorándonos y exigiendo porque somos dignos de respeto no le caminemos a estos pésimos remedos de un EQUIPO CACEROLA porque no sirve sino como calienta huevos.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *