TERRORISTAS DE LAS REDES A «MODELAR»

En tiempo de campaña como el que ya empezamos a registrar, será tarea de todos adelantar un positivo proceso que nos permita ubicar a los “terroristas” que aprovechándose de las redes sociales, tienen como misión atentar contra el buen nombre y la moral de quienes infortunadamente resultan en sus “garras” pero ya están plenamente identificados y caerán.
Entendido es que la multiplicación de perfiles falsos, montajes, audios y videos editados que se hacen circular a través de WhatsApp y otras perversas maniobras digitales, son los flagelos a los que hay que combatir y con la unidad ciudadana facilitar su captura.
Es que aunque la campaña aún no ha entrado en vigor, las mentiras y las verdades a medias, a partir de información manipulada, así como las campañas de desprestigio hacia quienes son o podrían ser candidatos, ya marcan la tendencia de lo que será el debate electoral urdido por esas “piltrafas” a las que hay que delatar y desenmascarar.
Siendo que tecnológicamente se cuenta con los equipos que ubican en las redes sociales, medios a través de los cuales se llevan a cabo los planes para acabar con la imagen de unos y de otros, lo único que se necesita y sin mucho “aspaviento” es reunir las pruebas y sindicar a esas “bestias”, con la seguridad que se irán como por entre un tubo a las penitenciarías.
De otro lado también a nosotros como ciudadanos de bien, nos corresponde la formación de un criterio personal sobre cada uno de los candidatos y su participación en los debates, foros, plataformas de las campañas, órganos de control, autoridades electorales y medios de comunicación serios y responsables, para proceder democráticamente a elegir a los mejores.
Todo lo contrario como llegar a “descabezar” a un candidato porque cualquier indeseable, gamín y potencial delincuente que se “camufla” como líder en una red social lo trata de corrupto o atenta contra su dignidad es cosa a la que hay que ponerle “coto” y por fortuna, existiendo todos los medios y afectados dispuestos a exigir la penalización de esas “apestosas alimañas”, será cuestión muy sencilla.
Luego manos a la obra, con la seguridad que rumbo a la “picota” empezarán a pasar esos desgraciados.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *