COLOMBIA, UN PAÍS EN MARCHA.

Imposible estar de acuerdo con esos que manifiestan que el presidente Iván Duque no es el Presidente de carácter que estábamos esperando, cuando sin acudir a los excesos se destaca por su ecuanimidad, respeto a las garantías constitucionales de la ciudadanía y permite la libre expresión de los que opinan a su manera.

Seamos realistas. Tenemos un Presidente que acata a los administradores de la justicia y trabaja armónicamente con los demás órganos del poder, imponiendo en el Congreso la modalidad de no estarlos “enmermelando”, pese al costo político que esto le ha representado.

A este Presidente le tocó una Colombia en poder del caos. Un país totalmente descuadernado.

Iván Duque es un Presidente serio y bien intencionado que está acudiendo a todos los recursos para gobernar bien.

Que la opinión pública lo impactó negativamente y censuró por la inoportuna presentación de la reforma tributaria, eso es cierto; pero también el Presidente Duque, tuvo el valor de decirle al país que se había equivocado y asumió el error, cosa que muchos otros jamás reconocieron.

Es cuestión de “amor a la patria” y respaldo a un Presidente que mayoritariamente elegimos y quien apenas empezando, no puede como por arte de magia arreglar a un país que durante mucho más de cien años esos personajes no fueron capaces de recomponer.

Luego tranquilidad, amor, apoyo y colaboración ciudadana es lo que se necesita, antes que tanta miopía y menos apasionada irracionalidad.

Señoras y Señores. No es la convicción de que algo saldrá bien, sino la certeza de que Colombia tendrá sentido y razón de ser con Iván Duque, nuestro Presidente.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *