HAY QUE SABER ELEGIR, VOTAR BIEN Y NO DEJARNOS COMPRAR LA CONCIENCIA.

Ahora que empieza a girar la “ruleta política” es cuando los “bumangueses y santandereanos” debemos ponernos en la cuidadosa tarea de analizar detenidamente todas las hojas de vida de los aspirantes a la Gobernación de Santander y a la Alcaldía de Bucaramanga.

Se necesitan Candidatos integralmente, honestos, transparentes, que sepan de administración pública, sean generadores del bien, no tengan “rabo de paja” y para el caso de la ciudad, NO sean apéndices ni ahijados del síndrome de inmunodeficiencia con el que nos “pringaron” eligiéndolo como sucesor de Luis Francisco Bohórquez Pedraza, en las pasadas elecciones.

Se requieren aspirantes serios, sin mácula, comprometidos con el pueblo, mentalmente habilitados, humanos, de buenos modales y que conozcan los problemas de Santander y Bucaramanga.

Importante y significativo el muy responsable y juicioso trabajo de los aspirantes a la Gobernación y la Alcaldía, quienes sin tanta alharaca, vitrina y excesos de figuración, están desarrollando puntuales “talleres y laboratorios” sobre falencias y evidentes soluciones departamentales y de ciudad.

Los santandereanos debemos ir en pos de la elección de un Gobernador que convierta el “Palacio Amarillo” en la Cancillería de los 87 Alcaldes que con sus Concejales y en compañía de los Diputados, organicen los procesos que con el apoyo de los Representantes y Senadores haciendo gestión ante la Presidencia y sus Ministerios, permitan la generación de todos los Planes de desarrollo y Proyectos de Gobierno requeridos en el Departamento.

Para Bucaramanga lo mejor será un Alcalde que con su inteligencia, dominio de ciudad, sentido de pertenencia, capacidad política, respeto ciudadano, decencia y sin payasadas, chambonerías ni vulgaridades, nos rescate del estado de abandono, descomposición, caos, inseguridad, desorden, miseria y degeneramiento en el que nos “embarcó” el cacleco gestor de la anarquía social que desde hace más de tres años nos está bombardeando el “fulano de marras”.

La gran responsabilidad con Bucaramanga será que todos la queramos, la sintamos nuestra, la valoremos, hablemos bien de ella, reconstruyamos y transformemos en la ciudad ideal.

Para el Departamento lo necesario un buen Gobernador, producto de la excelente elección del candidato que por sus ejecutorias, hoja de vida, capacidad administrativa y compromiso con el desarrollo de todos los municipios, se convierta en estandarte de servicio y atención desde la Gobernación.

Finalmente para nosotros como ciudadanos amantes de la democracia y fieles cumplidores de la Constitución, el único y poderoso reto, es el de votar bien elegir con sabiduría y no dejarnos comprar la conciencia.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *