VIDA, PASIÓN Y MUERTE SIN RESURRECCIÓN; CON ESTE ALCALDE.

Aquí las siete palabras que Cristo pronunció antes de morir y que todos conocemos como el Sermón de las 7 palabras del viernes santo, pero tratando de adaptarlas a la vida “bumanguesa”, sus protagonistas y el viacrucis que padecemos.

PRIMERA PALABRA:

“Padre; al alcalde perdónalo, porque no sabe lo que hace”.

En este gobierno llevamos tres años de odio, rencor y sed de venganza, de quien sin saber gobernar porque no conocía de lo público pero sí conocía de sobornos y cómo hacer llave con sus políticos “amiguis”, como los que le incumplieron a la hora de “serruchar” los presupuestos de la ciudad.

Padre; recuérdale que por más de 20 años el “mono” Rodolfo estuvo haciendo negocios y compartiendo todos los presupuestos a su acomodo con los “fulanos” de turno.

SEGUNDA PALABRA:

Yo te aseguro que hoy estarás conmigo en paraíso.

Ese fue el acuerdo hecho entre la familia del alcalde Rodolfo y la empresa “Vitalogic” para firmar las millonarias “coimas” que se distribuirían al comienzo del funcionamiento del sistema de ASEO que él proponía desde que compró un lote en Girón para poder trasladar el “relleno Sanitario”, incluyendo los acuerdos para montar el nuevo sistema que le garantizaría una “multimillonaria Coima” con la que aseguraría la estabilidad económica de sus hijos, su empresa y a su familia, motivo por lo que planeaba; estar todos en el reino de los cielos.

TERCERA PALABRA: Mujer; ahí tienes a tu hijo. Hijo, ahí tienes a tu madre.

Hijo y mujer, mujer e hijo; los grandes beneficiados de la “coima de Vitalogic”, asesorados por los argentinos, asegurando eterna dicha con los ingresos de las “coimas” que de por vida los pensionarán.

CUARTA PALABRA: Señor Mío, por qué me has abandonado.

Así le decía el Ingeniero Rodolfo a “Lucho Bohórquez”, porque éste no le cumplió al pobrecito alcalde después de aportarle más de 2 mil millones para su campaña sin que “Lucho” hubiese cumplido con la cuota de prestación que habían acordado, sin olvidar que esos 2 mil millones de pesos se convertirían en la autorización para que en el P.O.T, que se aprobó en el gobierno de “Lucho”, se autorizara la construcción de vivienda en los Cerros Orientales de Bucaramanga, sin olvidar que el “alcaldito Rodolfito” fue padrino de matrimonio de su “patrocinado”, quien al no poder cumplirle lo prometido, fue víctima de los “zarpazos” de quien “trinche” en mano le demostró de lo que era capaz con tal de tenerlo todo y a cambio de lo que fuera.

Por eso; señor mío por qué nos has abandonado. Qué culpa tiene la ciudad o qué hemos hecho tan mal para llegar a padecer todas las desgracias de este gobierno insensato, lleno de odio, maldad y toda la corrupción que dentro de muy poco se empezará a destapar.

QUINTA PALABRA: Tengo sed. Expresión de toda la comunidad “bumanguesa. Tengo sed de que mejore la seguridad; tengo sed de tener un mejor administrador; tengo sed de que no se le tapen las cosas; tengo sed de amor, respeto y una verdadera y sana convivencia en Bucaramanga; tengo sed de que todo mejore y que todo el proceso de concordancia y de respeto que se vivía en la ciudad retorne después de sus cuatro años de intolerancia, rencor, sufrimiento, maltrato, irrespeto y grosería que malsanamente tomó como conducta y ejemplo nuestra ciudad cordial.

SEXTA PALABRA; todo está consumado. Así lo dijo el Dr. Lucho el día que su “padrino de matrimonio” el ingeniero Rodolfo su gran “amiguis”, gran benefactor y por muchos años su gran socio lo denunció y lo hizo “enguandocar”. Todo está consumado; porque la meta del ingeniero Rodolfo no era gobernar la ciudad, era vengarse de sus amigos, generar el odio, el rencor, el desprecio y el peso de la sentencia a sus amigos que no le cumplieron a la hora de la “partida de la torta” que estaba en la mesa y cuyos acuerdos eran sobre cómo distribuirse la ciudad. Hoy tenemos alguien que habla de honestidad, respeto y anticorrupción, pero será que “Lucho” también fue honorable, respetuoso y fue modelo de anticorrupción cuando no dio cumplimiento a los grandes anhelos que tenía el señor alcalde ingeniero Rodolfo para que le autorizara construir en los grandes Cerros Orientales de donde es propietario en su gran mayoría de áreas. Todo está Consumado; ya se generó el odio, el rencor, el maltrato, las humillaciones y los desprecios contra la gente. Todo está Consumado; ya se inoculó el veneno y el irrespeto que acabó con la ciudad. Lo poco que teníamos se acabó. Hoy la ciudad está llena de vendedores ambulantes, de inseguridad, de mototaxistas de gentes que sin ser de Bucaramanga, están disfrutando del abandono en que se encuentra nuestra ciudad.

SÉPTIMA PALABRA; Padre; en tus manos encomiendo mi espíritu. Es lo único que les queda por decir a los empleados de la alcaldía, teniendo un Jefe como alcalde que humilla, que desprecia, que odia, que es grosero y que maltrata a sus subalternos y en especial los aquellos que no le alcahuetean lo que él quiere hacer y que hay detrás de todo lo que ha hecho. Un pensador decía: para las verdades el tiempo.

En tus manos encomiendo mi Espíritu dice Bucaramanga. Con el tiempo sabremos qué de verdad se hizo en este gobierno populista, de qué se benefició Bucaramanga o que grandes problemas nos dejó, aquí en esta otrora ciudad hermosa, donde todo ahora está desgraciadamente acabado.

Padre Eterno; guía mis acciones y mis palabras para que mi vida sea de tu agrado y sea para ti un sembrador de esperanza, sinceridad y alegría; Amén

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *