A FLORIDABLANCA, LA SALVÓ SU ALCALDE.

Analizando el manejo administrativo y político de la “Ciudad Corazón del Área Metropolitana, Floridablanca, a muy poco tiempo de concluir el período de gobierno del alcalde Héctor Guillermo Mantilla Rueda, su común denominador es de plena satisfacción.
Como administrador, la constante de este alcalde ha sido el mantenimiento del aparato estatal y la positiva inversión, demostrando, que trabaja al servicio del pueblo y no que el pueblo está al servicio de él.
En Floridablanca es evidente; la educación primaria y secundaria son de máxima calidad, y con la inclusión física de la Universidad Industrial de Santander, UIS, y el fortalecimiento jurisdiccional del sistema de salud, su posicionamiento es único.
Y qué decir del libre acceso a los servicios públicos que son de excelente calidad, bajo costo y amplia cobertura, con especiales referentes como el cuidado del medio ambiente y la defensa del agua? ; esto, es lo máximo.
Es más. Prevaleciendo el interés general sobre el personal y distantes del “revanchismo” y la contienda política, han transcurrido en Floridablanca estos últimos cuatro años de gobierno del alcalde Latinoamericano más joven y con más futuro político en Colombia, Héctor Guillermo Mantilla Rueda.
Mejor aún. Sin los escándalos que tanto habían afectado los intereses y derechos de toda una comunidad, “satanizada” por el enunciado maligno de ser una de las más corruptas, Floridablanca está ahora libre de ese terrible señalamiento , gracias al gobierno del alcalde, Héctor Guillermo Mantilla Rueda, quien ha demostrado que su vocación es auténtica y su permanente interés siempre ha sido únicamente el de servirle al pueblo, como bien lo garantiza y certifica el exacto cumplimiento de cuanto en campaña prometió y en Floridablanca todos, a pocos días de la elección de su sucesor, dan testimonio de su veraz y absoluto cumplimiento.
Es que tan solo basta transitar por la zona céntrica de Floridablanca o cualquiera de los barrios y lugares que constituyen la municipalidad, para comprobar con hechos concretos y gentes corroborando con su agradecimiento, la efectividad, pulcritud, seriedad y acierto de este alcalde, Héctor Guillermo Mantilla Rueda, gobernante que pasará a la historia por haber sido lo que es, el alcalde que hizo posible todo lo bueno que Floridablanca tiene y sus gentes, repito, con inmensa satisfacción reconocen, y que no es otra que haber contado con la bendición del Dios del Progreso y el Desarrollo que en las pasadas elecciones los iluminó con la determinación de votar por ese candidato, Héctor Guillermo Mantilla Rueda, el alcalde que salvó a Floridablanca.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *