Y DE LOS CANDIDATOS, QUÉ ?

Transcurrido el debate de televisión por el TRO con los ocho aspirantes a la alcaldía de Bucaramanga, nada distinto al aburrimiento y la monotonía, quedó como resultado de este, quizá buen intento, por contribuir a mostrar algo que valiera la pena de estas personas y sus aportes por el despertar del interés de quienes por sus respuestas, se hubiesen motivado a votar por ellos.

Con un formato mecanizado, tres periodistas extremados en enredada verborrea buscando innecesaria notoriedad con sus extensas preguntas, unos candidatos ávidos por hablar a la “topa tolondra y acudiendo a espacios de “replica” sin decir algo en contra de lo expresado por los demás, concluyó el tedioso espacio que a todos dejó en ascuas.

Sin excepción se limitaron a emitir conceptos muy tibios, sin originalidad, simples, de contenidos gaseosos, planos y sin capacidad de síntesis; mejor dicho como por salir del paso y antes que los dejaran gesticulando y sin voz.

Se requiere una urgente recomposición del sistema, con razonables tiempos para responder, con preguntas concretas y personalizadas sobre las dudas, temores, sindicaciones, rumores, enredos y demás interrogantes que sobre cada quien se ventilan y le permitan al televidente, como juez, sacar sus propias conclusiones y definir a conciencia su voto.

Es necesario acabar con esa rutina de escuela, formulando las mismas preguntas a todos.

Por sorteo, a quien le corresponda, deberá   dar respuesta a la pregunta que le salga dentro del más completo cuestionario sobre finanzas, administración pública, presupuesto, compromisos, Plan de Gobierno, obras, proyectos, gestión y todo lo relativo a la gobernanza, y así demuestre sus capacidades, talento, dominio de la gobernabilidad y poder de convicción ante ese “mundo de televidentes” que contarán con los argumentos que les faciliten la toma de decisiones basadas en estos principios de cultura política y conciencia democrática.

Quiera Dios que en aras de la paz, la justicia social, el orden y la libertad, el pueblo soberano pueda contar con estos valiosos medios tecnológicos de la comunicación puestos al servicio de los sanos ejercicios de la política, frente al sagrado derecho constitucional de los electores en su proceso de votar y elegir a conciencia el próximo 27 de octubre. 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *