EN PELIGRO, CANDIDATOS POR FIRMAS.

Según la Constitución Nacional y de acuerdo a la Ley 14 75 de 2.011, aquellas minorías y ciertos grupos étnicos y Afro-descendientes que les resultaba imposible tratar de aspirar al poder a través de las urnas porque los Partidos tradicionales les cerraban las puertas y los excluían, el Estado Colombiano les dio la oportunidad para que por intermedio de la recolección de firmas, consiguieran el aval y así pudieran aspirar a estos cargos de elección popular.

Sin embargo este aval por firmas, ante el desgaste y desprestigio de los Partidos Políticos Tradicionales, fue “perrateado” por los “políticos inescrupulosos” y algunos “avivatos” mentirosos, que optando por la recolección de firmas para lograr el aval, no solo la desvirtuaron, sino que desgraciadamente terminaron por    “prostituirla”, hablo de la recolección de firmas. 

Aparte de esto, el desconocimiento de algunos abogados que los asesoraron, los indujo a creer que por el hecho de acudir por firmas ante la registraduría y no agotar este procedimiento administrativo por circunstancias como número insuficiente de firmas o falta de póliza tranquilamente podían “saltar” y olímpicamente conseguir el aval de otro Partido como algunos lo hicieron; eso, qué pena, no se podía y por qué no se podía, muy sencillo; porque ese candidato que esperaba el aval por firmas y por “x o ye” circunstancia la Registraduría no le dio validez a ese recurso, infortunadamente NO podía acudir a otro partido para que le dieran el correspondiente aval, porque ese procedimiento es fraudulento y como tal los deja listos en la “guillotina”.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *