CON LA JUVENTUD GOBERNANDO, «RENACE FLORIDABLANCA».

La jornada electoral que concluyó el domingo con la consagración de Miguel Moreno como la primera autoridad de Floridablanca, fue la más concreta evidencia de la positiva administración adelantada por el actual gobernante, Héctor Guillermo Mantilla Rueda.
Este, el más joven alcalde latinoamericano, de quienes muchos manifestaban se convertiría en “presa fácil” de los “mangoneadores” de la política, se les creció y con personalidad, carácter, criterio y autonomía, les demostró que con él como referente, las nuevas generaciones empezaban por abrirse espacio y caracterizarse con toda propiedad, como lo ha hecho, Héctor Guillermo Mantilla y lo hará, Miguel Moreno.
Atrás quedaron los viejos gamonales de la politiquería, esos que por estar experimentando la pérdida de su dominio, no le perdonan el atrevimiento de haber impuesto el poderío del viraje político que hoy impera en Floridablanca.
Prueba de ello, el acabose de casi cuatro lustros que por la “galopante corruptela” de esas administraciones, sus titulares se les destituyó, se evaporaron, terminaron presos, inhabilitados o condenados a la sepultura política por la que vergonzosamente atraviesan.
Con Héctor Guillermo Mantilla Rueda como alcalde de Floridablanca, Colombia se enteró de la resurrección de un municipio que era catalogada como uno de los más corruptos de Colombia, y hoy, orgullosamente para Santander, es la ciudad que está a la vanguardia del progreso, la prosperidad y el desarrollo del Área Metropolitana, por sus más de 350 obras, transformación educativa, potencia en salud, turismo, cultura, mega-obras, modernismo, apertura empresarial y generación de procesos de gestión, producto de la óptima calidad de este gobierno.
Floridablanca con la elección de otro alcalde joven como, Miguel Moreno, heredero de la mentalidad y empuje progresista de los valiosos talentos egresados con los máximos honores de la Universidad Pontificia Bolivariana, continuará en su “imparable” ascenso, simbolizado por palabras como: RENACE FLORIDABLANCA; epicentro del desarrollo en el Oriente Colombiano, una ciudad donde no se vive gritando, sino donde se actúa y se trabaja mostrando hechos y realidades, como las que caracterizaron a Héctor Guillermo Mantilla Rueda, uno de los hombres sobre cuyos hombros recae la inmensa responsabilidad de reivindicar nacionalmente nuestra muy decadente clase política santandereana.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *