LA JUVENTUD A LA VANGUARDIA DEL SALVAMENTO POLÍTICO.

El alcalde de Floridablanca está terminando exitosamente su gobierno, porque con verticalidad manejó su proceso, evitando “traqueadas” hipotecas, “acomodados” fraccionamientos de despachos o malevas creaciones de mañosos apéndices administrativos, que éste alcalde, Héctor Guillermo Mantilla Rueda desterró, logrando el aniquilamiento de las “machacadas” alianzas, sellamiento de uniones o infernales firmas vendiendo hasta el Alma, como era tradicional entre gobernantes de turno y los financistas de políticos que por la plata bailaban a lo “canino”.
Porque era cuando con esas “patrañas” y en pose de brazos y piernas abiertas con tal de ser elegidos, prometían a infinidad de “inversionistas” que les entregarían las direcciones de tránsito, las clínicas y demás entes descentralizados empezando a padecer las angustias y penurias de esos “contagios”, propios de la carencia de poder y autonomía frente a sus Secretarios o Directores, puestos a cometer cuanta “diablura” a sus “patronos” se les antojaba, con tal de recuperar las inversiones hechas en campaña, mientras los tristemente pobres “mequetrefes” de Alcaldes, que se habían “prestado” para las “jugarretas”, eran los que resultaban “pagando los platos rotos” como sucedió en esas administraciones que por corrupción, sus “titulares” terminaron “terriblemente envainados”.
Para no caer en las “garras” de esos “depredadores”, se necesita personalidad, criterio y carácter con capacidad para estar revisándolo todo, y esto solo se obtiene con una muy buena formación administrativa, política y jurídica, gobernando con personas técnicas y políticas perfectamente fusionadas, que estén comprometidas con la ciudad y los procesos de los Alcaldes, no “casados con concejales, diputados o congresistas, para evitar las nefastas experiencias que concluyeron con el “Inri” de la sindicación a Floridablanca como “Ciudad Corrupta” con la que penosamente se le señalaba.
El Alcalde por nada en el mundo debe posesionarse con la mentalidad de “hacer plata” o buscarla a como dé lugar, como allí infelizmente sucedía, pero que por fortuna con el gobierno de Héctor Guillermo Mantilla Rueda fue sepultada y facilitó la elección de Miguel Moreno, otro joven con la rectitud de los lineamientos éticos y morales del progreso, la transparencia y el desarrollo con los que desde hace cuatro años se empezó a recuperar y reivindicar a Floridablanca, la Ciudad “ Corazón del Área Metropolitana”.
Comprenden, por qué la añeja clase política de la localidad al igual que las obsoletas maquinarias “politiqueras” del departamento, por la aparición de los jóvenes gobernando se sienten amenazadas como se ha demostrado en Floridablanca, Girón y Piedecuesta y sin “perdonarles” el hecho de haberlos desenmascarado y propiciado su relevo, los quieren fulminar y desaparecer miserablemente?
Nada más edificante y benéfico que la juventud con motores de relevo generacional y timoneles de los nuevos destinos administrativos, esté a la vanguardia oxigenando el “comatoso” estado de nuestra agonizante clase política santandereana, por la que ya con mucho pesar se alistan a doblar las campanas.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *