SÍ A LA MARCHA, PERO SIN «TERRORISTAS».

La convocatoria nacional de paro, como derecho democrático que deberá cumplirse mañana jueves, obedece a los derechos de libertad de un pueblo víctima de los efectos nocivos de la corrupción, falta de empleo, descomposición social y las dificultades para superar las necesidades originadas por carencia de alimentos, atención a la salud y reales posibilidades de educación, pero con direccionamiento hacia la satisfacción de los requerimientos comunes y no al servicio de “malandros” a los que nada les significan las falencias comunitarias.
Por todo lo anterior es a nosotros a quienes corresponde el estar atentos mañana, para evitar que esta humanitaria movilización se “prostituya” y se convierta en orígenes de atentados, vandalismo, agresiones, saqueos y destrucción en contra del mismo pueblo, penosamente convertido en blanco de la injustificable violencia con la que desde hace más de medio siglo nos asesinan.
Que nadie se aproveche de estos escenarios para inocular el virus de la anarquía y el caos de Chile, Ecuador, Venezuela y Bolivia, como medios para sembrar el terror y surgir desde las ruinas en condición de ser los portadores de las milagrosas soluciones.
Ojo con los “encapuchados” que se mezclan dentro de los desfiles que toleran estas apariciones y convierten a sus ingenuos participantes en pobres cómplices de sus degenerados instintos.
Imposible caer en las redes terroristas de los especializados en la alteración del orden que por asalto caen y de “gancho ciego” se llevan en los “cachos” a todos esos “pendejos” que buscando estúpida notoriedad, terminan convertidos en criminales tristemente célebres.
Está bien por quienes con ordenadas manifestaciones hacen notar las razones con las que expresan el por qué de sus protestas.
Pero también con la presencia tutelar de una fuerza pública que está en la obligación de proteger a la ciudadanía y librarnos de todos esos engendros del terror; hay que rodear al gobierno que es el que está administrando el país que nosotros mismos hemos edificado con la cancelación de impuestos y el cumplimiento de todas sus normas, leyes y Constitución nacional.
Si en verdad nos interesa la imposición de los medios legales que faciliten el hallazgo de los senderos que conduzcan a la superación de la problemática y desarrollo de Colombia, debemos promover la participación de todos los protagonistas de esta película en la que como actores sociales, todos tenemos nuestros propios libretos con textos que solo están redactados en la búsqueda exclusiva de un país que con libertad, justicia y orden nos merecemos todos.
.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *