TOLA Y MARUJA O «DANOBIS Y YO».

Concejales de Bucaramanga, unos no todos, por el rescate y salvación de la ciudad ocupen sus puestos con dignidad y decoro. Déjense de estar “pendejiando” y seguir con más imbecilidades, por Dios.
No se pongan a “Payasear”, pretendiendo engrupir a incautos con pésimas imitaciones de “Tola y Maruja” como esa que en las redes publicaron “Danobis y Yo, llenándose la “mascayuca” de “bichiroladas” como:
Juan Carlos, el alcalde no va a ceder. No le va a entregar a nadie un puesto, porque si lo hace de inmediato nos levantamos en defensa de la independencia de los “Poderes Públicos” y lo arreglamos. Así sean 11 ó 19, la alcaldía no puede echar para atrás y punto. Y estos que?.
Está bien que “Tola y Maruja” – Danobis y YO, ataquen la corrupción, parodiando a dicha “pareja cómica”, pero NO llegando a extremos de “buchi-chorriados” y “mocosos” que por malacrianza quieren celebridad a costa de atreverse a empezar a buscar el “aculillamiento” del alcalde bajo los rigores de chantajes al estilo de imponerle lo que debe decir y hacer, como si acaso el alcalde por deberles a ellos su elección, tenga que someterse a semejante abuso; no paisanitos, están MFP.
Primero demuestren que son impolutos, que no tienen mácula, que están libres de pecado, porque entre otras cosas hasta ahora están empezando a “pelar el cobre”. Apenas los estamos conociendo y, quiéranlo o no, su credencial es igual a la de los otros 18 concejales de Bucaramanga. Entonces?
Mejor dedíquense a conocer y dominar cuáles son sus verdaderas funciones y con hechos y acciones que “valgan la pena”, gánense el título de “Honorables Concejales para que entonces el asunto sea a otro nivel y no “tacando burro”, como lo están haciendo.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *