ESTE SERÁ UN AÑO PARA SUPERARNOS.

Ahora cuando transcurren los primeros días del mes de enero, podemos decir que muy en serio hemos iniciado el nuevo año y debemos comenzarlo con la mejor actitud.
Es el tiempo para emprender nuestras actividades con el máximo de entusiasmo, mucha esperanza y con la firme decisión de trabajar juiciosamente en pro de lograr los objetivos que constituyen nuestra propuesta.
Hablo de entusiasmo porque creo que la vida no se puede edificar sin pasión.
Tenemos que disfrutar plenamente cada experiencia y buscar por todos los medios la posibilidad de vivir cada uno de los instantes y sus mejores lecciones.
Menciono la esperanza, porque no podemos dejar que las dificultades, que se presentan por montones, nos dejen frustrados en el camino.
Debemos laborar con disciplina ya que los obstáculos no los superamos de manera mágica, sino gracias a los poderes de la creatividad, sabiduría, perseverancia y dedicación.
Claro está que por exceso de optimismo no podemos llegar a extremos como situarnos en el paraíso donde todo es a la perfección, como igualmente no puede ser que nos convirtamos en presas del negativismo que nos arrastra hasta hacernos pensar que vivimos en el infierno donde todo es malo y pecaminoso.
Aquí es donde necesitamos ser altamente realistas y oportunos en el disfrute de todos los triunfos que vamos obteniendo como producto de nuestra dedicación, objetividad y actitud constructiva, a la hora de enfrentar las situaciones difíciles que nos depara la vida.
Que el comienzo de este año 2.020 se convierta en el más evidente argumento para en verdad comprometernos con las más auténticas soluciones desde las posibilidades que todos tengamos y con la seguridad de que este año será supremamente bueno para todos.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *