<iframe id=’audio_47509866′ frameborder=’0′ allowfullscreen=» scrolling=’no’ height=’200′ style=’border:1px solid #EEE; box-sizing:border-box; width:100%;’ src=»https://co.ivoox.com/es/player_ej_47509866_4_1.html?c1=ff6600″></iframe>

 

la forma como los supuestos jefes de las disidencias guerrilleras, habrían tomado la decisión de utilizar determinadas tácticas para infiltrar algunas universidades, podemos colegir que continúan existiendo grupos de alzados que conservan el mismo accionar de las añejas organizaciones de esta índole.

Preocupa indiscutiblemente que las estrategias de reclutamiento aplicadas por las disidencias, hayan incluido algunas universidades particulares, acudiendo a supuestas fachadas, junto con las posibilidades de usar “drones” de alta capacidad de carga contra los miembros de la fuerza pública.

Por encima de todo cuanto más preocupa, es lo que antes era un secreto a medias, pero  ahora se ratifica y tiene que ver con el conocimiento de la manera como los apéndices criminales de las disidencias de las FARC, continuamente se trasladan a Venezuela donde se les adoctrina y reciben millonarias cifras utilizadas como “combustible” con las que buscan incendiar aquí las protestas.

Muy importante que la Fiscalía y la policía hubiesen capturado a los seis individuos a quienes se sindica de ser los “cabecillas” de los desmanes capitalinos, sin que se dejen los operativos de seguimiento a otros núcleos cuya especialización es el saboteo de las manifestaciones.

La neutralización de los capturados en Bogotá, deberá ser utilizada para tener en cuenta que la “legítima movilización” de los diferentes sectores sociales inconformes con el gobierno, no puede ser “bombardeada” por los vándalos, a quienes por lo visto lo único que les importa es viciar y desnaturalizar las manifestaciones.    

 

     

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *