CON FE, DISCIPLINA, SOLIDARIDAD Y CONCIENCIA, GANAREMOS LA BATALLA.

Encontrándonos en una etapa de angustia, temores, especulaciones e incertidumbre, solo nos queda acudir a la esperanza, como terapia para superar la dura crisis en la que nos debatimos.
Imposible que la desesperación y el caos nos derroten, antes de utilizar paliativos, ser responsables aplicando las orientaciones oficiales, y, a conciencia poner en marcha nuestra capacidad para vencer las afugias que nos acongojan.
Este debe ser el instante en el que plenos de fe, levantemos la cabeza, nos llenemos de optimismo, potencialicemos nuestro espíritu y con paso firme y seguro nos dispongamos a seguir adelante.
Hoy es el día para impedir que el miedo nos desestabilice y por descontrol contribuyamos con la complicación de todas las situaciones.
Creyendo en la capacidad evolutiva de la ciencia, las fortalezas humanas a la hora de enfrentar dificultades, la solidaridad y la intensificación de nuestros propósitos espirituales, seguro que halagüeño será el existir.
Como nunca antes debemos tener la mejor actitud, reforzada por la generación de óptimas relaciones con todos aquellos que están con nosotros, despojarme de los excesos obsesivos por el “coronavirus” y quedándome en casa, así sea una odisea, comprender que contribuimos a la superación de las peores fases por el contagio del virus.
Pongámonos al tope de la responsabilidad, siendo disciplinados y solidarios.
Muy unidos y apartados de cualquier asomo de intereses mezquinos, indiscutiblemente que estaremos a la vanguardia en la lucha contra la “pandemia”.
Dando lo mejor de cada uno de nosotros y dentro del máximo de ánimo que debemos exhibir, con la fe puesta en la esperanza, felizmente superaremos batallas como esta que nos llevará a derrotar el “coronavirus»

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *