QUEDARNOS EN CASA, ES LO MAS IMPORTANTE.

Si bien es cierto lo del “coronavirus” es motor que genera preocupación y cuidados, también es “acumulador” de exageraciones y sustos desproporcionados, que debemos administrar con raciocinio y sensatez, antes que por ignorancia convertirnos en víctimas de omisiones o imperdonables abusos.
Más insensato aún, la fijación de precio por las vidas salvadas con recursos de las medidas restrictivas, derivadas de la catástrofe económica argumentada.
Se sabe que países con recursos superiores a los nuestros, por no imponer medidas restrictivas a tiempo, sus sistemas de salud colapsaron al no reducir el número de contagios y contener la curva de los infectados.
Solo de esta manera libraremos de la precariedad y progresivos decesos diarios, por falta de recursos humanos, respiradores artificiales y camas en las Unidades de cuidados intensivos, a nuestro “comatoso” sistema de salud.
Hace apenas tres semanas el número de casos en Italia y España eran los mismos que hoy tenemos en Colombia.
Ante una agresión viral masiva como esta que lapidariamente nos avasalla, nos corresponde a nosotros como humanos defender la especie a toda costa dejando a un lado diferencias y consideraciones de todo tipo.
Pero no. Se emiten decretos prohibiendo aglomeraciones y actos públicos, mientras infinidad de compatriotas continúan actuando en contravía sin notar que el peligro es inminente y si le concedemos tregua nos aniquilará.
Ante todo esto; cumplir las medidas de distanciamiento social y los decretos del Gobierno es lo indicado; aunque lo más importante, es quedarnos en casa y que Dios haga su santa voluntad.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *