DESDE HOY, EMPECEMOS A CAMBIAR.

Cada vez estamos más próximos a que la cuarentena vaya terminando y nosotros después de muchos días de confinamiento analítico, reflexivo y quizá con múltiples cuestionamientos, nos dispongamos a levantar cabeza y empezar una nueva vida.

Si hemos sufrido, olvidemos esos padecimientos; dejemos atrás odios y rencores y empecemos de nuevo.

Busquemos el fruto, donde lo hay y no donde se cosecha el odio y el rencor.

Desde hoy, deleitémonos con el gusto de las uvas frescas. Consumamos la semilla del éxito para que retoñe en una nueva vida con nosotros.

Recordemos que la vida está llena de oportunidades, pero también está llena de angustia y desesperación y son tantos los que han fracasado que sus cadáveres proyectarían una inmensa sombra por encima de todas las pirámides de la tierra.

La lucha en la vida tiene una recompensa y no es justamente el fracaso.

No señores, la recompensa de la lucha es el éxito.

Si tiene conocimientos, aptitudes y vocación, usted puede alcanzar la grandeza; pero sin caer en el campo de la compasión por usted mismo.

Comience hoy mismo su viaje, la experiencia nos enseña que no se debe agachar la cabeza.

Por favor, levante la cabeza; el fruto bueno se concentra en lo alto de los árboles; el fruto podrido está en el suelo.

Camine siempre con su cabeza levantada y al final recogerá sus buenos frutos.

No lo piense más, comience desde hoy a cambiar su vida y triunfará

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *