EN TIEMPOS DEL CORONAVIRUS, UNA MASACRE LABORAL SERÁ DIABÓLICO.

Definitivamente cada quién en este país hace lo que se le da la gana y al parecer al presidente ni le va ni le viene.

Cómo puede ser posible que la honorable Comisión Nacional del Servicio Civil, haya ordenado en plena pandemia continuar con los procesos de selección y aprobación de lista de elegibles.

Es inaudito que en medio de esta tragedia por el “COVID – 19”, donde todo el mundo está estresado y muy preocupado por la situación, la Comisión le recete otra preocupación más a los funcionarios de la alcaldía y la gobernación de Santander, cuando al interior de estas instituciones ya se están revisando y estudiando las listas de elegibles para que una vez concluya la pandemia se levanten los Decretos, se nombre a las nuevas personas y se proceda a sacar a “gorretazos” a quienes están desempeñando los cargos.

No puede ser posible que el presidente publique un Decreto en el que manifiesta que todo se suspende durante la pandemia quedando todos confinados, sin que estas víctimas de la gobernación y la alcaldía puedan salir a defender sus derechos mientras la Comisión Nacional del Servicio Civil hecha unas “pascuas” reparte mensajes y comunicaciones como que: una vez termine la pandemia se quedarán sin empleo.

Gravísimo porque dicha pandemia está dejando sin trabajo a muchas personas y peor aún si es el mismo gobierno a través de la Comisión Nacional del Servicio Civil el que alcahuetea esta “maraña”.

Ahora, que sea el Estado el que no le haga caso al mismo Estado eso es supremamente grave, porque entonces, quién manda aquí.

Señores, gobernador de Santander y alcalde de Bucaramanga; ustedes NO pueden auspiciar una masacre laboral como la que está orquestando la Comisión Nacional del Servicio Civil.

Está bien hubo un proceso, pero estando en plena crisis por la emergencia, por lo menos como lo dicen los decretos denles los 2 meses en los que a nadie se puede echar ni sacar de manera tan inhumana.

Señores de la Comisión Nacional del Servicio Civil y gobernantes del departamento y Bucaramanga; así NO se hace ni se trata a estos servidores, cuyo único pecado ha sido trabajarles toda la vida.

Señor presidente, por Dios, se lo están gozando y haciendo quedar a la altura de aquellos a los nadie les hace caso.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *