Al Alcalde Se Le Mojó La Pólvora.


Con apresuradas medidas como ubicar a los vendedores ambulantes en algunos parques, la administración municipal de Bucaramanga, tomó la decisión de liberar el espacio público que se encontraba saturado de informales que habían invadido el centro de la ciudad, pero el asunto se complicó y ya les contamos por qué.  

Con la presencia de la Fuerza Pública, se inició la recuperación de estas vías  reubicando a los informales, pensando quizá en el mejoramiento del ambiente y el ornato en el centro de la ciudad, pero el caso estalló con el rechazo de los ambulantes que se niegan a cumplir las represivas disposiciones de la alcaldía, como pretender, repito, recuperar el espacio público con algo tan absurdo como ordenando invadir estas mismas zonas pero en los parques, por lo que los vendedores, mamándole gallo al alcalde están regresando de nuevo a ocupar estos espacios, de los que abusivamente se les quiso sacar. Qué oso.

Por Dios. Las ventas ambulantes no deben considerarse como un problema, sino como una oportunidad de empleo, eso sí muy bien estructurado y organizado, para que no afecte la movilización de las personas y el tránsito vehicular en esos neurálgicos sectores de la ciudad.

Señor alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández Suárez. Vergonzosas estas metidas de “escarpín”, y peor aún, contra una humilde comunidad como la de nuestros hermanos vendedores ambulantes, convertidos en víctimas de una descabellada represión en un gobierno que acudiendo a la persuasión, mejor quedaría antes que seguir “cañando”, con sus desteñidos principios lógicos, éticos y estéticos. Maestro; se le mojó la pólvora.  

 

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *