Rojos y azules se «prostituyeron»

Los partidos políticos tradicionales, el Conservador y el Liberal, quedaron a la deriva y sin razón de ser, permitiendo que movimientos como Cambio Radical, Opción Ciudadana y el de la U, despegaran momentáneamente, pero por la fragmentación padecida resultaron en iguales o peores circunstancias, como lo estamos viviendo en el país.

El pueblo hastiado de tanta corrupción y promesas incumplidas, se ha apartado de sus ideologías hasta incursionar temerariamente en el cuento de la derecha y la izquierda, como sucedió en Venezuela, donde los movimientos tradicionales, cayeron ingenuamente, en manos de Hugo Chávez quien se hizo elegir después de ser amnistiado y juró entregar en cinco años el poder, cosa que no cumplió y de demócrata se convirtió en dictador, así como hizo Fidel Castro en Cuba, cuando entró triunfador a La Habana con su revolución, prometiendo respetar la Constitución y expulsando a los jesuitas de Cuba, con quienes hizo sus estudios básicos, pero desterrándolos también empezó su diabólica dictadura.

Lo anterior preocupa a centenares de colombianos que piensan que aquí pueda suceder lo mismo, por el robo continuado de las arcas del Estado obra de los políticos tradicionales y al abandono en que tienen a gran parte de regiones, donde no se nota la mano del Estado.

Por eso no es extraño que este pueblo, cansado y desilusionado, se aventure y atreva a embarcarse en empresas como la que afortunadamente derrotó en las urnas el nuevo Presidente de Colombia, Iván Duque.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *