Dicen que, dicen que

Aquí se mata por el excesivo volumen de la música de un vecino, por la basura o el excremento callejero del perro, por la celebración del triunfo de Colombia frente a Polonia, asesinando miserablemente a un joven en Cuadra Play, así como también se aplaude la muerte de un ladrón, sin excluir a los que ejercen la justicia por sus propios medios.

DICEN QUE, DICEN QUE, se puede pensar que en nuestra cultura santandereana, hay un conjunto de valores y prácticas contrarias a la convivencia, que son bien vistos, como la fuerza y el uso de la violencia aplicados como legítimos mecanismos, faltando una política que reconstruya el tejido social, la ética pública y los valores humanitarios.

DICEN QUE, DICEN QUE, aquí la actitud de la gente frente a la violencia resulta determinante, no solo para evitar que muchos carguen un revólver o un cuchillo y los usen en el primer arrebato de cólera, sino que las autoridades se decidan y den el “volantazo”, cuyo rápido giro modifique el rumbo de la galopante intolerancia que tantas desgracias inmisericordemente propina.

COMO QUIEN DICE; mientras eso no suceda, la ley de la selva seguirá imperando en la vida cotidiana de los colombianos, como bien lo viene sosteniendo en su campaña por la solidificación de la TOLERANCIA el Concejal del Partido de la “U” en Floridablanca,
Administrador de Empresas, Profesional del Derecho y posible Candidato a la Alcaldía, Andrés Norberto Ardila Pérez, amigo del abogado, Diego Armando Amaya López, una de las más recientes víctimas de la maldita intolerancia, asesinado en “Cuadra Play” de Cabecera hace apenas unos días.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *