EL PUEBLO QUIERE CANDIDATOS, LIBRES DEL PECADO.

Dicen los expertos que la política es dinámica y cambiante y en efecto se está renovando; no es la misma de tiempos pasados. Se ha desvanecido ya que en épocas pretéritas estos personajes eran muy “reformulados” o mejor dicho de manera caprichosa los apoltronaban al antojo de los patricios y apetencias de los gamonales de la “grey”.

Ahora ha venido adquiriendo más fuerza la figura del político menos “traqueado”, quizá no muy experto, pero más “fogoso”, que se muestra como un ciudadano normal y sin complicaciones en su forma de ser y actuar.

Se nota el viraje. Aparece otra especie de aspirantes que tal vez por no estar muy “untados” por el reproche ciudadano de la desconfianza hacia la política tradicional,

toman fuerza como candidatos de alternativa y positivo provecho electoral.

Histórica oportunidad para que estas personas se animen cada día más a ejecutar las ideas de las nuevas concepciones del medio ambiente, el ser humano, la naturaleza, la vida, los principios comunales, la paz, la libertad, el orden y la extirpación de grandes males como la maldita corrupción, que por todos lados campea, señoras y señores

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *