EN FLORIDABLANCA LOS «AMIGUITOS» DE UN NIÑO, CASI LO MATAN.

Los terribles casos de violencia que a diario ocurren en los salones de clase, patios de los colegios o lugares próximos a estos establecimientos son muy alarmantes, puesto que ya no son las agresiones de antes, sino que están pasando a situaciones criminales, pues los menores no ven ningún problema en desenfundar un arma y descargarla contra este o coserlo a puñaladas
Lo anterior se presenta entre otras cosas, porque a través de los medios de información y redes sociales se transmiten hechos de violencia como el ocurrido en Bucaramanga, donde dos jóvenes se agredieron a cuchillo en medio de la algarabía de irresponsables que los alentaban a seguirse atacando criminalmente.
Los maestros, por el hacinamiento en los salones, la falta de equipos de orientación escolar y ningún apoyo de las familias, se sienten incapaces de hacer seguimiento a esos que han crecido en ambientes de violencia y maltrato infantil, seguimiento que permitiría, prevenir actos como los presentados en los últimos días en Floridablanca, donde los mismos compañeros de un niño lo agredieron, maltrataron, satanizaron por poco matan y todos tranquilos.
Por Dios, no hay derecho, a qué extremos de violencia, matonismo, criminalidad y descomposición social se está llegando.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *