A QUIÉN NO HACE CASO, SE LE DA SU CURRINCHAZO.

Hay Fundaciones registradas ante la Cámara de Comercio, que por lo de la pandemia del coronavirus y la prohibición de trasporte de personas entre departamentos, les están cobrando costosas tarifas a los usuarios que quieren irresponsablemente viajar.

Para legalizar supuestamente estos peligrosos traslados, elaboran unas notas haciendo pasar a sus “clientes” como miembros o familiares del voluntariado de la tal “Fundación”, engañando a las patrullas y retenes policiales dedicados a estos operativos en carretera.

Quienes están al frente de estos letales trucos con los que se burlan de las autoridades, comprometen a los ilusos que los contratan y exponen inmisericordemente la integridad del pueblo en “cuarentena”, utilizan carros particulares que se desplazan de Cúcuta, Barrancabermeja, Bogotá, Boyacá y la Costa con destino a Bucaramanga y de esta hacia todos los municipios.

Ojo con estas Fundaciones de fachada que fingiendo cumplir humanitarias tareas de voluntariado, no son otra cosa que vulgares “traficantes” que, violando las prohibiciones de la cuarentena, Dios no lo quiera, podrían disparar el recrudecimiento del número de contagios y muertes por covid-19, por lo cual las autoridades sanitarias encenderían las alarmas y quedaríamos listos para volver a un aislamiento social tan rígido como el de marzo.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *