EL GOBIERNO NOS DEBE PROTEGER, ANTES QUE SEGUIR DE VÍCTIMA.

Se recrudecieron las masacres contra colombianos desprotegidos, asesinados sin tregua, piedad, ni posibilidades de escabullirse y salvar su martirizada existencia, en un país con un gobierno preñado de injusticias, corrupción y hampones de “cuello blanco”.

Esta es nuestra descuadernada patria a la que no se le resuelven los aterradores crímenes de niños y jóvenes, atizados por sectores retardatarios de la sociedad como en esas horrendas épocas de la violencia a finales del siglo pasado y primeras décadas del actual.

No más grupos armados aniquilando con su macabro poderío y afianzando su posicionamiento en regiones donde se practican actividades indebidas y otras enmascaradas con el rostro de la legalidad.

Nada de soportar a esos que andan envalentonados ante un gobierno representante de un Estado que nunca ha querido ni sido capaz de mirar a la periferia y copar el territorio para llevar desarrollo y oportunidades a comunidades en las que las grandes carencias indignan, llegando solo con migajas lastimeras cuando hay sucesos por lamentar.

No más “blandenguerías”, populismo ramplón, torpezas y discursos estúpidos; comprenda que como primer mandatario su gobierno debe proteger y no seguir de espectador y falsa víctima, señor presidente.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *