NO HAY CAMA PARA TANTA GENTE

Tras la gradual apertura comercial en nuestra
Ciudad Bonita de nuevo están llegando centenares de inmigrantes. Muchos de estos se habían regresado a traer a sus familias, cuyos niños por infortunio, han sido los más afectados durante esas severas travesías cargadas de aventuras y excesivos peligros a personas de bien que por el caos en que se encuentra Venezuela pretenden encontrar una mejor vida. Desgraciadamente ese hecho arrastra con hampones que no solo delinquen, sino que aliados con bandas criminales del área metropolitana siembran el terror y atentan contra la seguridad ciudadana por lo que se les debe judicializar, condenar y luego deportar.
Eso sí urgente los trámites para que regresen a su patria todos estos inmigrantes miembros de familias que, aunque muy necesitadas, deberán comprender que estando nosotros en similares circunstancias, también debemos pensar en las oportunas soluciones que nos salven de los gravísimos problemas económicos y sociales que por no aplicar a tiempo, implacablemente como avalancha se precipitarán sobre nosotros. Es cosa bastante fuerte pero cierta ya que: No hay cama para tanta gente.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *