MORIR POR PROTESTAR, NO PAGA

Hasta dónde por la falta de conciencia de los organizadores del paro y el gobierno, se hizo la convocatoria y no se evitaron las multitudinarias marchas de protesta que alteraron el orden público y cuántos suicidas quedaron contagiados por el mortal virus de la pandemia.
Qué “banquete” para los hampones robando a los colombianos que trabajan y qué bellaquería la de los grupos políticos del caos, pescando votos con la revuelta.
Imposible caer en el error de validar esta barbarie como protesta y peor aún por imbéciles, quedar listos para el crematorio.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *