BANDAS CRIMINALES, CULPABLES DEL SALVAJISMO

Estamos en uno de los momentos más dramáticos de Bucaramanga. Las protestas como efecto “gatillo” superaron los cálculos y dieron paso al vandalismo y sus atrocidades.
Los marchantes quizá, bien intencionados, no fueron conscientes del efecto “dominó” de estas convocatorias envenenadas con el lenguaje del odio, motivo que, originó los desastres sufridos.
No podemos ignorar que el trasfondo es mucho más grave que el uso del lenguaje, ni aislar del análisis, la influencia y la presencia de bandas criminales.
Para intentar volver a la “normalidad”, Bucaramanga tiene que mirar con juicio la crisis social, económica y de valores que enfrenta, máxime si se sabe que los ataques y saqueos son organizados y financiados.
Básico identificar a los culpables del “gancho ciego” de muchos que, sin duda, fueron presa de este fenómeno de masas, pero no son los delincuentes que están desestabilizando a Bucaramanga.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *