HABLEMOS BIEN DE MI TIERRA

En Floridablanca estamos en un momento donde nadie sabe lo que pasará y cómo se verán las cosas próximamente; pero si tomamos conciencia de lo que necesitamos hacer para que, la ciudad se estabilice, otro será el cantar.
Dejemos de seguir a los que con posturas extremas y argumentos “maquinados”, promueven la destrucción de las instituciones.
Si hay que protestar, hagámoslo, pero, proponiendo oportunidades y construyendo diálogos antes que utilizar las “redes” para destruir y sembrar odio.
Es cuestión de fortalecer la voz de quienes sostienen que el bien común debe primar y ser la mejor cura para aquellos que solo les importa dividir, acabar y contagiar.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *