QUE VOTAR NO SEA UNA «PINGADA»

Como nuestra clase política no está libre de pecado, vender la idea de que un político es corrupto, es cosa a favor de maquiavélicas prácticas populistas como las de Rodolfo Hernández y su embeleco de ser, dizque candidato a la presidencia.
Con “rabo de paja” imposible criminalizar a los demás y menos como alcalde destituido y con expedientes judiciales de máximo riesgo.
Que la contraloría, la fiscalía y la procuraduría certifiquen la inocencia o definan sus estados procesales.
Seguir con silencio acolitándolo o aplaudiendo sus bellaquerías como lo hacen desde Bogotá las plañideras y áulicos que por cuantiosas sumas se prestan, es lo más desgraciado.
Luego si los colombianos quieren votar a conciencia en las elecciones, primero que averigüen lo hecho por Rodolfo Hernández por Bucaramanga como alcalde y dejándose de “pingadas” procedan honestamente.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *