CONSEJO NACIONAL ELECTORAL, SIN GARANTIAS

Fraudes como el voto de personas fallecidas, adulteración de las tarjetas que manipulan los jurados y otros delitos, son argumentos de duda que, disparan la desconfianza nacional.

Así, se haya creado la Comisión Nacional de Garantías Electorales para vigilar los procesos que se aproximan, sin embargo, la incredulidad acosa.

Por esto lo mínimo que, se debe exigir a la Registraduría, es garantías absolutas de confianza y plena transparencia para candidatos y electores.

Todo lo demás es palabrería y “cháchara barata”.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *