PERSISTE LA PRESUNCIÓN DE FRAUDE

DICEN QUE, DICEN QUE, eso de meter al comandante del ejército como transgresor de la Constitución Nacional, no es otra cosa que una argucia de quienes, utilizando las armas para confundir la atención de la opinión pública como ya sucedió, atenten de nuevo contra la institucionalidad nacional.

DICEN QUE, DICEN QUE, con el montaje de la tal infracción, esparcieron cortinas de humo para apagar escándalos como los de la Registraduría Nacional y el sospechoso manejo del conteo de votos en las elecciones de Congreso.

OJO; ante el tirante ambiente atizado por el odio visceral que hierve en ciertas campañas, las dudas sobre la idoneidad de la Registraduría y la patente de quien escruta elige, Dios quiera la corrupción del sufragio no sea el origen de lo peor.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *